Hacer un Guatemala en 15 días permite descubrir una de las grandes joyas de Centroamérica. Un país no tan conocido a nivel turístico como Costa Rica, Belice, México o Panamá, pero que puede competir a la perfección con ellos.

Entre sus atractivos destacan las ruinas mayas, especialmente Tikal, considerada como una de las ruinas imprescindibles. También su vegetación exuberante, sus lagos y paisajes, con volcanes y montañas siempre en el horizonte.

No menos importante es la belleza de ciudades coloniales como Antigua, así como pequeños pueblos de comunidades indígenas que siguen manteniendo sus costumbres.

En este artículo voy a repasar contigo qué ver en un viaje a Guatemala en 15 días, así como información práctica sobre clima, gastronomía, visados y vacunas para que tengas toda la información.

Si 15 días solo en Guatemala te parece mucho tiempo, recuerda que puedes combinarlo con destinos como la Riviera Maya mexicana, para tener unos días de relax y descanso tras la aventura guatemalteca.

¿Qué ver en Guatemala en 15 días?

Volcán en Antigua

Hay mucho que ver en un viaje a Guatemala en 15 días. Para explicarlo mejor creo que voy a dividirlo en diferentes categorías. Por un lado, te voy a hablar de las ciudades, pueblos y comunidades indígenas que más me gustaron y, por otro, de parques arqueológicos y naturaleza.

La razón es que son las principales razones por la que los viajeros eligen hacer un Guatemala en 15 días y tú también tendrías que hacerlo. Ya sea para una luna de miel en Guatemala, un viaje en familia o con amigos, si no te interesa la arquitectura colonial, las ruinas mayas y la naturaleza, mejor elegir otro destino.

Ciudades, pueblos y comunidades indígenas

Patio de Antigua, Guatemala

Al adentrarte en Guatemala en 15 días, probablemente empieces por Guatemala City, donde se halla el principal aeropuerto internacional. Es una ciudad grande pero poco visitada ya que los turistas llegan y continúan su viaje. Pese a ello, guarda lugares muy interesantes como el Museo Popol Vuh, un bastión del legado maya y del arte colonial. Su centro histórico es un escaparate de arquitectura colonial y moderna, destacando edificaciones como la Catedral Metropolitana, el Mercado Central Subterráneo o la Biblioteca Nacional.

Imprescindible es también Chichicastenango, reflejo auténtico de la herencia indígena. Aquí, los k’iches conservan viva su lengua y tradiciones. Su mercado indígena, uno de los más importantes de Latinoamérica, y la iglesia de Santo Tomás, son puntos clave. Los rituales mayas se entrelazan en la misma con prácticas católicas, creando una experiencia cultural única. Los talleres de tortillas y las casas de colores pastel añaden encanto al lugar, así como su colorido cementerio.

El destino urbano más popular de Guatemala es Antigua, Patrimonio de la Humanidad. Rodeada de volcanes, sus calles empedradas y edificios históricos transportan al visitante a otra época. La Catedral, la Plaza Mayor y la Iglesia de la Merced son imperdibles. La ciudad invita a explorar entre callejuelas, descubriendo su riqueza a cada paso.

La ciudad de la isla de Flores, en el lago Petén Itzá, conectada a la localidad de Santa Elena, es otro destino fascinante. Sus casas coloridas, playas y la posibilidad de realizar excursiones la hacen especial. La visita a pequeñas comunidades indígenas cercanas, como San Miguel, permite disfrutar de mercados tradicionales y, de paso, también de playas tranquilas.

Ruinas mayas

Piramide de Tikal

Las ruinas mayas de Guatemala son otro de los grandes atractivos del país. Iximché, la última capital maya del reino Cakchiquel, es el primer lugar que no puedes dejar de visitar. Aunque conquistada por los españoles en 1524, que reutilizaron sus materiales para edificar Tecpán, Iximché aún conserva ruinas que nos permiten imaginar su máximo esplendor. Este lugar es un recordatorio de que, al momento de la conquista, los mayas aún florecían en Guatemala, manteniendo viva su cultura única.

Tikal, por otro lado, es probablemente el sitio arqueológico maya más emblemático de Guatemala. Ubicado en medio de la selva, asombra por la imponente altura de sus templos y por su excelente estado de conservación. La presencia de monos aulladores añade una atmósfera única a la visita de las ruinas, mezclando naturaleza y arqueología de manera excepcional.

Yaxhá, aunque menos conocido que Tikal (y muy cerca de ella), es igualmente fascinante. Situado un poco más lejos, el viaje vale completamente la pena. Al igual que en Tikal, el recorrido por Yaxhá implica adentrarse en la selva para descubrir diversas estructuras mayas. Lo que distingue a Yaxhá es su ubicación a orillas del lago homónimo, ofreciendo vistas espectaculares desde los templos hacia el lago, el recinto arqueológico y la selva circundante.

Explorar estas ruinas permite no solo admirar la grandeza arquitectónica de los mayas, sino también conectar con la historia en nuestro viaje a Guatemala en 15 días.

Lagos y naturaleza

Lago Petén

El viaje a Guatemala en 15 días destaca también por sus lagos y la naturaleza de sus selvas.

Quizá el más famoso es el el lago Atitlán, una maravilla rodeada por tres majestuosos volcanes: Atitlán, Tolimán y San Pedro La Laguna. Este lugar ofrece un espectáculo visual sin igual. La leyenda de Pajaibal, una antigua capital maya sumergida en sus aguas, y las descubiertas ruinas de Samabaj, añaden un velo de misterio y encanto al lugar.

Además, los doce pueblos indígenas que bordean el lago, habitados por los tzutuhil y los cakchiqueles, ofrecen una ventana a la cultura y tradiciones mayas, como la veneración al ídolo santero-católico Maximón. En las poblaciones indígenas que lo bordean, San Juan La Laguna y Santiago Atitlán brindan una visión apacible y bella del lago, mientras que Panajachel se presenta como el centro de actividad y turismo.

Por otro lado, el lago Petén Itzá, en el corazón de la región del Petén, es otro escenario imperdible en el viaje. Este lago, el tercero más grande del país, es un oasis de biodiversidad y un refugio para numerosas especies de aves, reptiles y mamíferos. Flores, con sus calles empedradas y casas coloridas, ofrece una mezcla de hospitalidad, historia y acceso directo a sitios como Tikal y Yaxhá.

Además de su riqueza cultural, el lago invita a disfrutar de actividades como la natación, kayak y la observación de aves, convirtiéndose en un destino perfecto para los amantes de la naturaleza.

Mejor época para ir a Guatemala

Mejor época para Guatemala

La mejor época para visitar Guatemala va de noviembre a mayo. Este período marca la estación seca, donde las lluvias son menos abundantes. Al ser un país tropical, puede llover en cualquier momento, pero las probabilidades disminuyen bastantes en estos meses.

Al coincidir con el invierno, las temperaturas son más agradables. En estos meses podremos evitar el exceso de calor y la humedad del verano. Sigue haciendo calor, porque estamos en un país cálido todo el año, pero no lo suficiente como para que la sensación sea asfixiante.

Desde junio hasta octubre, espera la temporada húmeda. Llueve casi diario, pero usualmente por las tardes. Las mañanas suelen ser soleadas, y las noches, claras. Esta temporada, aunque más lluviosa, ofrece precios más bajos. Es ideal para quienes buscan ahorrar. Se pueden planear actividades matutinas y relajarse por las tardes, viendo la lluvia desde un lugar cómodo. Luego, es posible salir a cenar, ya con el cielo despejado.

Cada temporada en Guatemala tiene su encanto. La seca es perfecta para explorar sin preocupaciones por el clima. La húmeda es más económica y con mañanas despejadas para aventuras. Elige según tus preferencias y prepárate para disfrutar.

Comer en Guatemala

Tamales

La gastronomía de Guatemala es otro de los grandes atractivos de visitar el país. Su cocina está lleno de sabor y aunque también se usa bastante el picante, como en México, suele ser más suave y no todo pica.

Por ejemplo, son muy habituales las papusas, que es como llaman ellos a las arepas. Las hay con rellenos de todo tipo y son ideales si viajamos con niños. También son muy habituales los tamales, rellenos de pollo, cerdo, verduras, frijoles o incluso pescado. Los paches son tamales hechos con papas en vez de harina de maíz, mientras que si el tamal se envuelve en hoja de banano se llaman cuchitos.

Si queremos algo más contundente no podemos obviar el pepián, un guiso de pollo, cerdo o ternera, considerado el plato nacional. Otros guisos habituales son el jocón o el Kak ‘ik, que se suelen acompañar con arroz blanco.

En cuánto a los dulces, hay muchas frutas y batidos, pero lo más habitual para darnos un homenaje son los plátanos con mole.

Para los platos salados mi recomendación es consultar el nivel de picante. Piensa siempre que va a estar uno o dos puntos más picantes de lo que te digan. Es decir, si es picante suave, en realidad será picante elevado para el paladar español.

Visados y vacunas

Indígena en Guatemala

Para viajar a Guatemala, es esencial conocer los requisitos de visados y vacunas. Guatemala, junto con Nicaragua, Honduras y El Salvador, forma parte del Acuerdo Centro América 4 (CA-4). Este acuerdo permite la libre circulación entre estos países sin necesidad de visado para ciudadanos de España y la mayoría de países latinoamericanos, con algunas excepciones como Bolivia y Ecuador.

Los viajeros solo necesitan un pasaporte válido por al menos seis meses y con dos páginas en blanco. Bajo este tratado, se permite una estancia de 90 días en la región, con la opción de extenderla por otros 90 días presentando prueba de vuelo de regreso o evidencia de fondos suficientes.

En cuanto a las vacunas, no se exigen específicas para los viajeros procedentes de España, excepto la vacuna contra la fiebre amarilla para quienes vienen de áreas donde esta enfermedad es endémica. Sin embargo, se recomiendan vacunas contra el tétanos, la Hepatitis A y la Triple Vírica.

La mejor práctica es visitar un centro de vacunación internacional y consultar a un médico para obtener asesoramiento personalizado, basado en la época del año y la situación sanitaria actual de Guatemala. Este paso es crucial para garantizar un viaje seguro y saludable.

Espero que te haya servido para decidirte por tu viaje a Guatemala en 15 días. Recuerda que puedo prepararte un viaje completamente a tu medida, añadiendo unos días de playa al final si lo prefieres.

Besos,

Sofía

reservas@losviajesdesofia.com

Programa de Guatemala

Dejar un respuesta

×