Una luna de miel en Bolivia es un viaje muy especial si queremos hacer un viaje diferente. Se trata de un destino que no está masificado y que mantiene intacta su originalidad. Ir a Bolivia es descubrir nuevas costumbres y paisajes, en uno de los mejores destinos para una luna de miel en América.

A mí Bolivia es un país que me encanta y que me parece bastante romántico. Hay mucho que ver, pero todo hay que tomarlo con calma, por la altitud. Se trata de un lugar lleno de color y que mantiene una identidad indígena muy fuerte.

De entre todos los países de Latinoamérica, Bolivia me parece el más interesante para hacerte una idea de cómo podría ser la zona si los españoles nunca hubieran llegado. Hasta que vemos la arquitectura colonial, claro, que también es parte de la identidad del país.

En este artículo quiero explicarte las razones para hacer una luna de miel en Bolivia, que ver, cuántos días necesitas y alguna que otra información práctica sobre clima, visados o vacunas. ¡Vamos allá!

¿Por qué elegir Bolivia para una luna de miel?

Montañas de La Paz

En primer lugar, tengo que confesarte que no creo que una luna de miel en Bolivia sea apta para todo el mundo. Se trata de un viaje con unas características muy específicas que hace que haya determinados tipos de viajeros a los que no se lo recomiende en absoluto.

Tienes que tener en cuenta que aquí vas a vivir el Altiplano. Y eso quiere decir que es posible que te tengas que enfrentar al mal de altura. Si te imaginas en una playa tomando el sol, tampoco es tu viaje. En Bolivia hace frío.

Para mí es una luna de miel para aventureros. Para parejas que les guste el mochileo, aunque vayamos en hoteles de categoría (en una luna de miel hay que elevar los estándares), con traslados cerrados y excursiones. Aun así, vamos a vivir una aventura.

Bolivia es, de hecho, uno de los países más caóticos de Latinoamérica. En ciudades como Santa Cruz de la Sierra o La Paz, el tráfico es endiablado, al estilo del Sudeste Asiático. Eso va a contrastar muchísimo con la paz que encontraremos en mitad de la naturaleza en lugares como Uyuni.

Unida a la posibilidad de sufrir mal de altura en Potosí o La Paz, hay que tomarse el viaje con calma. Se trata de una forma más sostenible de viajar, con paciencia y descubriendo cosas poco a poco, conforme nuestro cuerpo se adapta a la altitud.

Un viaje de conocer al entorno y a la persona que va con nosotros, descubriendo grandes monumentos culturales y naturales, pero también dejando tiempo para descansar.

Entonces, si esto te parece atractivo, sí que te recomiendo Bolivia, pero si lo que quieres es que todo vaya sobre ruedas en un todo incluido junto a la playa, entonces mejor ve a otro destino. Aquí hay que vivir intensamente y con calma a la vez, buscando un equilibrio que nos descubra sus secretos.

¿Cuántos días necesito?

Flamencos en el Salar de Uyuni

Yo recomiendo hacer un Bolivia en 15 días. También funciona bien el país si tenemos al menos 10 días. Menos días me parecen muy pocos para todo lo que el país tiene que ofrecer.

Para empezar porque sufrir un vuelo transatlántico para estar menos de 10 días me parece una locura. Para que compense estar doce horas en un avión de ida y otras tantas de vuelta, que menos tener algo más de una semana en destino.

Por otra, porque Bolivia es un país muy grande, con atractivos turísticos alejados entre sí. Esto hace que tengamos que tomar vuelos internos o hacer grandes recorridos de varias horas en coche o autobús. Y, además, las carreteras no están en las mejores condiciones del mundo.

A La Paz hay que llegar volando, al igual que a Santa Cruz y, entre medios, hay diferentes opciones. En cualquier caso, parte de nuestro tiempo también lo pasaremos en vuelos internos o entre un destino u otro, por lo que menos de 10 días no me parece que compense.

Eso sí, si tienes 10 días en Bolivia o más, vas a disfrutar muchísimo del viaje.

¿Qué ver en mi luna de miel en Bolivia?

Mercado de Indígenas

La luna de miel en Bolivia suele comenzar en Santa Cruz de la Sierra. La ciudad más grande y poblada de Bolivia, cuenta también con el principal aeropuerto internacional. El centro cuenta con importantes museos y monumentos, incluyendo la catedral, pero lo más interesante está a las afueras: Samaipata.

Samaipata es una pequeña localidad a los pies de los Andes super curiosa. Cuenta con un fuerte preincaico Patrimonio de la Humanidad, sus famosos vinos de altura y residentes de todo el mundo. Con solo 4500 habitantes, hay habitantes de 25 nacionalidades diferentes, llegados aquí por considerarlo un paraíso.

Si hablamos de ciudades con herencia colonial española hay dos lugares clave. Por un lado, Sucre, una ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Capital judicial del país, su casco histórico te va a dejar sin habla.

Por otra, Potosí, donde están las famosas minas de Potosí. Más allá de las minas, estamos ante otra ciudad Patrimonio de la Humanidad, con un patrimonio increíble, herencia española, gracias a la riqueza de sus minas. Aún hoy, en el Cerro Rico hay una mina de plata activa.

El Salar de Uyuni es otra maravilla que nos espera. Un desierto de sal que ofrece un paisaje único en todo el mundo.

No nos podemos olvidar tampoco de la capital, La Paz, y el Lago Titicaca, con restos de civilizaciones antiguas como Tiwanaku. Ambos lugares ofrecen el broche perfecto a un viaje en el que disfrutar y descubrir.

Visados y vacunas para Bolivia

Selva en Santa Cruz

Una de las ventajas de viajar a Bolivia es que los españoles no necesitamos visado. Con un pasaporte en regla podremos estar hasta 90 días en el país sin problema. Como suele ser habitual en estos casos, se requiere una validez de seis meses desde la fecha de salida del país.

Por otra parte, sí que hay una vacuna obligatoria. Se trata de la vacuna de la fiebre amarilla, que tendremos que tener si vamos a la zona baja, donde es endémica la enfermedad. Como lo habitual es llegar al país desde Santa Cruz de la Sierra (en la zona baja), es normal necesitar la vacuna.

Además de la vacuna de la fiebre amarilla, recomiendo ir al centro de vacunación internacional más cercano, y ponernos todas las vacunas que recomiende nuestro médico. Siempre pienso que más vale prevenir, y más en una luna de miel, aunque no sean vacunas obligatorias.

Mejor época para ir de luna de miel a Bolivia

Salar de Uyuni

Respecto a la mejor época para viajar a Bolivia, la respuesta es clara. De abril a octubre es la estación seca, correspondiente con el invierno austral, cuando hay menos lluvias y podremos visitar lugares como el Salar de Uyuni, completamente inundados durante el verano.

La temporada alta corresponde a los meses de junio, julio y agosto, mientras que abril, mayo, septiembre y octubre son temporada media, por lo que puede resultar más económico. En cualquier caso, en estos meses es cuando más se aprovecha este viaje.

Si me gustaría añadir que Bolivia es un país muy especial, con mucha diferencia de altitud. Esto se refleja en la ropa que tendremos que llevar. Aun yendo a un país cercano al ecuador, la ropa de abrigo es indispensable, así como ropa ligera para cuando estemos en cotas bajas.

En temporada baja, coincidiendo con el verano austral, también es posible viajar a Bolivia, pero habrá experiencias que no se podrán hacer por completo. El Salar de Uyuni, por ejemplo, podremos verlo convertido en un espejo interminable, pero solo desde los bordes, sin poder adentrarnos a descubrir sus lugares más notables.

Sin embargo, ciudades como La Paz, Sucre o Potosí son completamente visitables, aunque las lluvias nos puedan sorprender.

¿Qué llevar en la maleta?

Cúpulas de Potosí

Para la luna de miel en Bolivia, preparar la maleta adecuadamente es super importante. Para mí, uno de los aspectos más importantes tienen que ver con la maleta. Como te he comentado antes en el apartado climático, hay mucha diferencia entre unas zonas y otras y siempre es recomendable llevar ropa en capas que podamos quitarnos y ponernos.

Un polar o un buen abrigo, así como gorro y guantes, nos vendrá genial para cuando estemos visitando La Paz o Potosí.

Por supuesto, los zapatos cómodos son también imprescindibles. Zapatos que ya tengas domados y que no vayan a hacerte roces. No te olvides que hay muchísimas cuestas en este país y hay que andar bastante en este viaje. Así que la ropa sea cómoda y los zapatos también.

Llevar siempre agua con nosotros es fundamental para el mal de altura. Además del agua, el paracetamol y el ibuprofeno pueden ayudar con los síntomas. Eso sí, ten en cuenta que si empeora mucho, la única solución posible es bajar a menor altitud.

En casos normales, con uno o dos días descansando y bebiendo suficiente agua (el mal del altura causa deshidratación) estaremos 1000% recuperados.

Espero que te haya ayudado a aclarar tus ideas para la luna de miel en Bolivia. Ya sabes que puedo prepararte un viaje completamente a tu medida.

Besos,

Sofía

reservas@losviajesdesofia.com

banner de descarga de Bolivia

Dejar un respuesta

×