Una luna de miel en Guatemala es perfecta para los que quieran disfrutar de un destino poco conocido, pero que guarda secretos increíbles. Con menos turismo que sus vecinas Costa Rica y México, Guatemala aúna los principales atractivos de ambos lugares, haciendo de la luna de miel una experiencia única de historia, cultura y naturaleza salvaje.

Viajar a Guatemala es conocer antiguas ciudades coloniales que se extienden bajo volcanes, lagos rodeados de selva con pequeños pueblos pesqueros, mercados indígenas llenos de secretos e imponentes templos mayas de cuando esta zona era el centro del (otro) mundo.

En este artículo voy a mencionarte los lugares imprescindibles para una luna de miel en Guatemala, así como información práctica sobre vacunas, visados y mejor época para ir al país.

¿Estás preparado? ¡Vamos allá!

¿Qué ver en una luna de miel en Guatemala?

Monasterio en Guatemala

Entre lo que ver en Guatemala para una luna de miel hay opciones para todos los gustos, si bien podemos dividir diferentes categorías.

Por una parte, tenemos lagos rodeados de naturaleza como el lago Atitlán y el lago Petén Itzá, donde se ubica la Isla de Flores. Por otra, ruinas mayas como Iximché o Tikal, que no tienen nada que envidiar a las mexicanas.

Por último, también hay ciudades coloniales como Antigua, más modernas como Ciudad de Guatemala y aldeas indígenas como Chichicastenango o Santiago Atitlán.

Para que lo veas más claro, voy a hablarte de todos estos lugares con mayor profundidad.

Ciudad de Guatemala

Ciudad de Guatemala

Nuestro viaje de luna de miel en Guatemala probablemente comience en Ciudad de Guatemala, donde se encuentra el gran aeropuerto internacional del país. Estamos en la capital y la ciudad más grande de Guatemala, con tres millones y medio de habitantes, estamos hablando de aproximadamente el tamaño de Madrid.

Pese a ser una ciudad tan grande no es demasiado turística y sus visitantes muchas veces simplemente hacen noche tras aterrizar o antes de despegar. Aun así, si tenemos tiempo hay cosas interesantes que ver.

Si estamos interesados en la cultura maya, el Museo Popol Vuh cuenta con una de las principales colecciones del mundo, así como arte colonial.

También destaca su centro histórico. Tanto la parte colonial como la del siglo XIX y principios del XX donde abundan fachadas art déco y art noveau. En la zona colonial el barroco y el neoclásico son protagonistas con edificaciones tan imponentes como la Catedral Metropolitana, la Iglesia de Santo Domingo, la Plaza de la Constitución, la Biblioteca Nacional o el Mercado Central Subterráneo.

Chichicastenango

Chichicastenango

Una visita a Guatemala no puede continuar sin visitar el poblado de Chichicastenango. Aquí viven indígenas herederos de los mayas, los k’iches, que mantienen viva su cultura y una lengua única, aunque también conocen el español.

De hecho, en la iglesia de Santo Tomás, una edificación de 1570 construida sobre un templo maya anterior, se siguen haciendo rituales mayas además de las misas católicas, tanto en el interior de la iglesia como en su exterior.

Este lugar, si vamos en jueves o domingo, destaca también por contar con un mercado indígena increíble, considerado uno de los más importantes de toda Latinoamérica.

Cuando estuve, aproveché también para hacer un taller de elaboración de tortillas de maíz en una casa comunitaria y la experiencia me encantó, porque me permitió conectar mucho más con la población local y preguntarles sobre sus costumbres.

El pueblo es precioso en general y no tiene desperdicio. Las casas están pintadas en colores pastel, lo que le da mucha vida. De hecho, también me recomendaron el cementerio y también tenían las tumbas pintadas de colores pastel. Me quedé bastante en shock al principio, pero la verdad es que era bonito y convertía el lugar en un sitio mucho más agradable para conversar con los que ya no están.

También recomiendo visitar la Iglesia del Calvario, el Museo de Máscaras Ceremoniales y el Museo Regional de Chichicastenago, para entender un poco más la población y sus costumbres.

Lago Atitlán

Lago Atitlán

El lago Atitlán es uno de los grandes atractivos turísticos de la luna de miel en Guatemala. A su alrededor los volcanes de Atitlán, Tolimán y San Pedro La Laguna, generan un paisaje impresionante.

Además, la leyenda dice que en mitad del lago había una isla donde se situaba Pajaibal, una antigua capital maya del periodo Preclásico que nunca ha sido encontrada. También hay otra zona inundada que si se ha encontrado, las ruinas de Samabaj.

El lago está rodeado por doce pueblos indígenas con mucho encanto, que se pueden ir visitando en lancha pública, yendo de uno a otro. Hay dos etnias viviendo en esta zona, los tzutuhil y los cakchiqueles, ambos descendientes de los mayas.

Los tzutuhil destacan por adorar a una deidad maya-católica llamada Maximón o El Abuelo. Merece la pena ver sus altares y aprender un poco más sobre el sincretismo guatemalteco.

De entre todos los pueblos que podemos visitar en el lago, mis dos opciones favoritas son San Juan La Laguna y Santiago Atitlán. Creo que ambos permiten ver las costumbres de los pueblos con tranquilidad y ofrecen una panorámica del lago preciosa.

Si queremos más actividad, la mejor opción es Panajachel, el más habitado y turístico de los doce.

Iximché

Iximché

El sitio arqueológico de Iximché, antigua capital maya del reino Cakchiquel, es otra parada imprescindible en el viaje a Guatemala. Se trata de la que fue la última capital maya de Guatemala, estando en funcionamiento hasta 1524 cuando fue conquistada por los españoles.

Los españoles no solo la conquistaron, sino que también robaron mucha de su piedra para construir la ciudad de Tecpán. Aun así, quedaron suficientes ruinas para hacer la visita interesante y descubrir que no todos los reinos mayas habían desaparecido cuando llegaron los colonizadores.

Por el contrario, en zonas como Iximché, los mayas seguían manteniendo una cultura única en un momento de máximo esplendor.

Antigua

Antigua Guatemala

Antigua es la gran joya colonial de Guatemala. Tal es su belleza e importancia histórica que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Estamos ante un ejemplo increíble de lo que eran las antiguas ciudades coloniales que los españoles construimos por toda Latinoamérica. A pesar del paso de los años, en Antigua se han conservado sus edificaciones a la perfección, permitiendo un pequeño viaje al pasado.

Además, la ciudad está rodeada por antiguos volcanes, que la hacen aún más fotogénica.

Entre las visitas imperdibles del centro está la Catedral, la Plaza Mayor y la Iglesia de la Merced. Aun así, Antigua, como pasa en otras ciudades como Venecia, es una ciudad para descubrir andando descubriendo sus calles, palacios y monumentos. Nos encontraremos, de pronto, en pleno siglo XVI.

Si queremos verlo todo, subir al Mirador del Cerro de la Cruz nos dará la mejor panorámica de la ciudad.

Por otra parte, en la localidad se encuentra también el Museo Nacional de Arte de Guatemala. Se trata del museo artístico más importante del país, por lo que la visita merece mucho la pena.

Isla de Flores

Petén

En la zona de Petén destaca la isla de Flores. Situada en mitad del lago Petén Itzá, se trata de una hermosa localidad conectada por un puente a la otra gran población del lago: Santa Elena de la Cruz.

En un principio, Santa Elena fue una aglomeración de los habitantes que ya no cabían en la isla de Flores, pero en la actualidad es más grande y más habitada, dejando la isla con más opciones para turistas, tiendas, restaurantes, etc. Al caer la noche, muchos de los trabajadores de Flores vuelven a Santa Elena.

En cualquier caso, la isla es una localidad preciosísima de casas de colores, con algunas playas y la posibilidad de coger lanchas para hacer excursiones a través del lago. Mi favorita es la que lleva hasta San Miguel, una pequeña población indígena con un mercado precioso y playa, y la que te muestra la isla de Santa Bárbara, conocida por sus iguanas.

Tikal y Yaxhá

Tikal

Para acabar, hay que mencionar la ciudad maya de Tikal, las ruinas más famosas de Guatemala. Este yacimiento en mitad de la selva es alucinante por la gran altura de los templos, especialmente de los templos gemelos, y lo bien conservado que está todo, que te hace pensar en lo importante que fue en su época.

Además, en el mismo yacimiento hay monos aulladores, que podremos ver mientras visitamos las ruinas.

También es interesante visitar Yaxhá. Está un poquito más lejos que Tikal, pero merece la pena. Como Tikal, se trata de ir recorriendo la selva descubriendo distintas edificaciones. En este caso, destaca también por situarse a las orillas del lago Yaxhá, con unas vistas increíbles desde arriba de los templos del lago, el recinto y la selva.

Mejor época para ir a Guatemala

Lago en Guatemala

La mejor época para ir a Guatemala corresponde al periodo que va de noviembre a mayo. Durante esos meses tiene lugar la estación seca y las lluvias son menos comunes.

Si que tengo que avisarte de que Guatemala es un país tropical y eso implica que pueda llover durante todo el año. Pero si vamos de noviembre a mayo las posibilidades van a hacer más bajas. Además, las temperaturas también serán más agradables, sin tanto calor ni humedad como en la temporada húmeda.

De junio a octubre tiene lugar la temporada húmeda, con lluvias casi todos los días. Eso sí, en Guatemala no llueve durante todo el día, sino que lo habitual es que llueva únicamente por la tarde. Es decir, normalmente, durante la mañana saldrá el sol y en la noche estará despejado.

Además, la temporada húmeda es temporada baja y los precios son más económicos, por lo que hay viajeros que se arriesgan. Para una luna de miel, en la que también es importante pasar tiempo en el hotel, puede ser una buena opción. Excursiones y visitas por las mañanas y dejar las tardes lluviosas para verlas desde la cama.

Visados y vacunas

Iglesia amarilla en Antigua Guatemala

Guatemala forma parte del acuerdo de Centro América 4 (CA-4), un tratado de libre comercio junto con Nicaragua, Honduras y El Salvador. Esto hace que no solo no haga falta visado si viajas desde España y desde la mayor parte de países de Latinoamérica (hay excepciones como Bolivia o Ecuador), sino que puedas viajar indistintamente por cualquiera de los cuatro.

Únicamente necesitaremos un pasaporte con al menos seis meses de validez y dos páginas en blanco. Así, podremos estar 90 días en el país (más bien en la región CA-4). Además, es posible renovarlo por otros 90 días presentando vuelos de vuelta o suficiente dinero en la tarjeta de crédito (unos 400 dólares estadounidenses).

En cuanto a las vacunas, no hay vacunas obligatorias si venimos desde España. Si se pide la vacuna de la fiebre amarilla si se viaja desde un lugar dónde la enfermedad sea endémica.

Por otro lado, son recomendables vacunas como las del tétanos, la Hepatitis A o la Triple Vírica. Lo mejor es acudir hasta tu centro de vacunación internacional más cercano y pedir que tu médico te asesore. Según el momento del año y la situación del país en ese instante puede recomendarte esas, otras o ninguna.

Espero que te haya servido para descubrir cuáles son los mejores lugares que ver en tu luna de miel en Guatemala. Recuerda que puedo prepararte un viaje totalmente a tu medida.

Besos,

Sofía

reservas@losviajesdesofia.com

Programa de Guatemala

Dejar un respuesta

×