Las ruinas mayas de Guatemala son uno de los secretos mejor guardados de este país. Normalmente pensamos en México cuando nos imaginamos a los mayas, pero la verdad es que hay vida más allá de las ruinas mexicanas.

Si bien es cierto que en el sur de México, en los estados de Campeche, Quintana Roo, Chiapas y, sobre todo, Yucatán, es donde hay un mayor número de ruinas que visitar, sus vecinos Guatemala y Belice también cuentan con sus propios yacimientos arqueológicos.

Si tienes pensado hacer un viaje a Guatemala en 15 días, hay un montón de ruinas disponibles para ti, más allá de Tikal, las más conocidas. Además, las ruinas mayas de Guatemala, al no ser tan conocidas, son una opción más tranquila y cómoda para adentrarse en esta cultura.

De hecho, los indígenas de los pueblos mayas guatemaltecos de la actualidad siguen realizando sus ceremonias tradicionales en ruinas como Kaminal Juyú, en plena Ciudad de Guatemala.

No en vano, la zona maya de Guatemala fue la última de ser conquistada y donde la civilización aún permanecía activa con la llegada de los españoles. Así, trasladarse a ver ruinas mayas de Guatemala es abrir una ventana a la historia, en el que todavía se mantienen muchos de sus pobladores y costumbres originarias.

Vamos a pasear juntos por las más importantes.

Tikal

Tikal Mejor época para viajar a Guatemala

Tengo que empezar por Tikal porque son las ruinas mayas de Guatemala más grandes y monumentales. El yacimiento cuenta con una extensión de 16 km2 y dispone de más de tres mil monumentos.

Para hacer la ruta principal, que va por los lugares más importantes, tardarás unas cuatro horas, yendo tranquilamente y haciendo fotos. Tikal está considerada la ciudad maya más grande que ha existido e incluso hay teorías de que tenía incluso parques urbanos, como las ciudades modernas.

Lo más llamativo son dos templos, enfrentados, con altas torres y escalinatas por las que subir, el Templo I y el Templo V. Son muy altos, pero no los más altos entre todos los templos mayas, pero sí que son los más grandes en cuánto a material construido.

Con muchísima parte de la ciudad muy bien conservada y rehabilitada, permite hacerte una idea de la grandeza que tuvo este reino en la Antigüedad.

Tikal es para mí el gran must de Guatemala. Tan sorprendente y bien conservado como Chichén Itzá, pero con la mitad de visitantes. Es un lugar por el que tienes que pasar (y disfrutar) sí o sí.

Iximché

Iximché

Otro lugar muy visitado es Iximché. Se trata de la capital del reino maya de Cakchiquel, que se desarrollaría después del colapso de la civilización maya clásica. Algunos de los pueblos que crearon esta civilización emigraron al sur y fundaron este reino.

De hecho, este lugar estuvo activo y habitado hasta el año 1524, cuando perdieron un enfrentamiento bélico con España. Fue lo peor que le pudo pasar a las ruinas, ya que los colonos españoles usaron parte de su piedra para construir la ciudad de Tecpán.

Aun así, quedan bastantes estructuras y edificios de la época, lo que nos hace una idea de lo grande e importante que era. Podemos ver plazas, grandes palacios y templos escalonados, pero claro, la piedra de la parte superior ya no se conserva (aunque la puedes ver en los edificios históricos de Tecpán.

Uaxactun

Uaxactun

Uaxactun, está muy cerca de Tikal (se accede de hecho por la misma entrada) y, aunque menos impresionante, es otra de mis paradas favoritas. En este caso, no solo por sus ruinas mayas, que cuentan con 8 grupos arquitectónicos diferentes, con templos, palacios, acrópolis y otros edificios, sino también por su comunidad indígena.

Está situado dentro de la Reserva de la Biosfera Maya y están fomentando un ecoturismo sostenible, en el que puedes ver las costumbres que mantienen las 154 familias que residen en su interior.

Lo más interesante a nivel de ruinas son sus estructuras de piedra talladas, así como las inscripciones jeroglíficas que hay. Además, su historia reciente. Se trata de una de las primeras ruinas mayas de Guatemala en ser descubiertas y excavadas, contribuyendo al conocimiento de esta civilización.

De todas formas, si visitas Uaxactun yo te recomiendo no visitar únicamente las ruinas, sino hacer alguna actividad con la comunidad. Aunque sea comer en uno de sus restaurantes comunitarios, ver y comprar algo de artesanía o incluso alojarse con la comunidad.

Yaxhá

Yahxá

Yaxhá es la siguiente ruina maya más famosa de Guatemala tras Tikal. Además, se encuentra en la misma zona, a orillas del lago Yaxhá. Junto a este lago hay también otra laguna, la laguna Sacnab, pudiéndose ver ambos lugares desde arriba de los templos.

El nombre de la ciudad proviene del maya, significando “agua verde”, por el color del agua de ambas lagunas. Es curioso porque casi la totalidad de ruinas mayas en la actualidad no mantienen sus nombres indígenas originales, pero Yaxhá sí que ha logrado mantenerlo.

Las ruinas están situados dentro del Parque Nacional del mismo nombre y destaca por la gran vegetación que hay. Los templos y edificios de la zona, con más de 300 edificaciones, no están tan limpias y restauradas como en otras ruinas mayas de Guatemala, sino que permite verlo de una manera más fiel a cómo se lo encontraron los arqueólogos.

De todas formas, todavía queda mucho por excavar. Cuando paseas por allí se pueden ver los montículos debajo de los cuales siguen esperando otras edificaciones a ser descubiertas.

En el yacimiento arqueológico de Yaxhá se encuentra también otros dos yacimientos adicionales, Nakum y Naranjo, que podemos visitar. En general, este lugar tiene muy pocos visitantes, porque generalmente todos van a Tikal, y la visita es bastante mágica.

Topoxté

Topoxté

Otro lugar que te tengo que mencionar es Topoxté. Se trata de una pequeña isla repleta de ruinas, que está ubicada en la laguna Yaxhá. De hecho, para llegar hay que tomar una lancha en el yacimiento de esta antigua ciudad. Es un recorrido rápido, de solo 15 minutos.

Aun así, el mismo camino en la barca es muy interesante, porque si tenemos suerte vas a poder ver cocodrilos.

Al estar tan cerca de Yaxhá, la teoría de los arqueólogos es que se trataba de otra parte de la misma ciudad. Además, su arquitectura es de la misma época y muy similar, con templos y pirámides mayas de tamaño mediano.

Sí que hay una cosa curiosa adicional y son sus escaleras, que tienen unos escaloncitos muy pequeños. Por ello, existe la teoría de que en Topoxté vivían personas de baja estatura o con enanismo, aunque no se ha podido comprobar.

Si ya en Yaxhá hay muy pocos turistas, en Topoxté hay muchísimos menos. Unido a su ubicación en un lugar tan hermoso y a que gran parte sigue en excavación, se trata de un lugar súper interesante de visitar.

Un lugar que, además, está siendo estudiado hoy día y que va a desentrañar algunos misterios más de la civilización.

Zaculeu

Zaculeu

Zaculeu es otra de las ruinas mayas de Guatemala más hermosas y mejor restauradas del país. Se trata de un lugar elegido especialmente por los guatemaltecos, debido a su buen estado de conservación y su accesibilidad, para fomentar el turismo.

Además, no está situado en la selva, sino en la zona montañosa, dominando una meseta, por lo que las vistas son bastante impresionantes. De hecho, el nombre significa “lugar entre barrancos”, en el idioma maya mam.

Estamos ante una ciudad más moderna que las otras, que tuvo su máxima época de esplendor entre los siglos VI y X d.C., de ahí que la arquitectura también cuente con una fuerte influencia azteca, con pirámides muy similares a las de Teotihuacán.

La ciudad, de hecho, se mantuvo habitada hasta la época de la conquista española y fue un importante foco de resistencia, con varios pueblos atrincherados en la misma. Al final perdieron la guerra, pero a diferencia de en Iximché, no se utilizó su piedra para construir ninguna ciudad colonial, manteniéndose 44 grandes estructuras como templos piramidales, y palacios.

También destaca por ser un lugar sagrado para los indígenas mayas mam, que siguen celebrando a día de hoy sus ceremonias en este lugar.

Kaminaljuyú

Kaminaljuyu
De Simon Burchell – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

Kaminaljuyú son unas ruinas muy curiosas, porque se sitúan en la capital del país, en plena Ciudad de Guatemala.  No queda mucho de lo que fue, pero si pasas por la ciudad en tu luna de miel en Guatemala, ya que suele ser el punto de partida, puede ser un primer contacto.

Hay dos zonas separadas que se pueden ver, así como quedan muchos otros restos en el Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala. Al final, la capital se ha construido sobre la misma, por lo que de vez en cuando van surgiendo nuevos restos al hacer obras.

De hecho, hay varios montículos protegidos sin excavar donde se sabe que hay edificaciones mayas de esta antigua ciudad milenaria. Una de las cosas por la que destaca es por su antigüedad, ya que se mantuvo en funcionamiento durante más de 2.000 años, siendo una de las ciudades mayas más longevas.

Si, además, tenemos en cuenta que aquí sigue la capital del país, podemos pensar en Guatemala City como una continuación de Kaminaljuyú. Además, se siguen haciendo ceremonias mayas en las ruinas (a diario en la zona de La Palangana), así que podemos ver como su población continúa el legado maya.

Mixco Viejo

Imagen de Mixco Viejo
De Fernando Reyes

A medio camino entre Ciudad de Guatemala y Antigua se sitúa la antigua ciudad maya de Mixco Viejo. Cuenta con más de 120 edificaciones, incluyendo pirámides gemelas, templos y otros edificios, en un recorrido que puede llevar alrededor de dos horas.

Se trata de otra de esas ciudades que se mantuvieron habitadas hasta la llegada de los españoles. También en el año 1525 fue conquistada por Pedro de Alvarado, tras un asedio que duró unos tres meses.

En esta época era una de las ciudades más importantes de Guatemala, con una población que alcanzaba los diez mil habitantes.

En la actualidad ha sido reconstruida, porque quedó completamente destrozada, y se puede ver sus edificios más importantes.

Además, para llegar, hay que atravesar dos de los más hermosos pueblos indígenas de Guatemala: San Pedro y San Juan Sacatepéquez.

Quiriguá

Quiriguá

Otro lugar increíble, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es Quiriguá. En este caso, lo más importante no son sus restos de templos o palacios, sino sus estelas.

Se trata de una especie de obeliscos en los que se narra mediante jeroglíficos los acontecimientos históricos de la ciudad más importantes cada cinco años. En total, se conservan 33 de estas estelas y son tan hermosas y profusamente decoradas que se convirtieron en Patrimonio de la Humanidad.

Están situadas muy cerca de la costa del Caribe, junto a la frontera con Honduras. Para visitarlo y entender lo que dicen las estelas, es muy recomendable ir con un guía.

Las ruinas están muy bien cuidadas e incluso son aptas para visitantes con movilidad reducida, algo bastante poco habitual en muchos de estos yacimientos arqueológicos.

El Mirador

Mirador Danta
De Dennis Jarvis from Halifax, Canada – Guatemala_1828 – La Danta at the Mayan site of El Mirador, CC BY-SA 2.0

Visitar El Mirador es una experiencia no apta para todo el mundo. La razón es que no se puede llegar por carretera, así que hay dos opciones. La más cómoda es hacerlo en helicóptero, sobrevolando el yacimiento. Hay que tener en cuenta que en estas ruinas se sitúa la pirámide de Danta, que con 72 metros de altura es la pirámide maya de mayor altitud.

La otra opción es hacer un recorrido de, mínimo, dos días (de ida) a través de la selva, con un guía habilitado. El recorrido es plano, pero debido al clima tropical, requiere tener buena forma física, con jornadas de nueve horas andando a pie. Luego hay un día de descanso y otros dos días de vuelta.

Eso sí, el esfuerzo merece la pena. Se trata de un yacimiento mucho más grande que Tikal, que se conserva en mitad de la selva. En este caso sí que podremos ver cómo se encontraban de verdad las ciudades los exploradores.

De hecho, la medición que demostró que la pirámide era la más grande y alta del mundo maya tuvo lugar en 2020, por lo que se trata de un lugar que sigue manteniendo muchos de sus secretos.

Al ser un recorrido caro, ya sea en helicóptero o mediante el trekking, y que requiere tiempo, no se suele visitar. Sin embargo, si queremos algo diferente y especial, puede ser muy buena opción. Yo personalmente no lo he hecho todavía, pero la verdad es que me apetece muchísimo.

Recuerda que puedo prepararte viajes a Guatemala completamente a tu medida.

Besos,

Sofía

reservas@losviajesdesofia.com

Programa de Guatemala

Dejar un respuesta

×