Un viaje a Zambia es una oportunidad única para disfrutar de un safari muy especial. Un tipo de viaje al alcance de unos pocos, ya que, en este hermoso país del África austral, al igual que pasa en Botswana, se han especializado en un turismo más exclusivo, en el que el impacto en la naturaleza es muy inferior.

Así, podremos pasear prácticamente solos por sus grandes parques nacionales, viendo a los Cinco Grandes de los safaris, haciendo safaris nocturnos y a pie, algo que no está permitido en la mayoría de los países africanos.

En lodges de gran calidad, en mitad de la naturaleza, podremos descansar y desconectar. De hecho, una de las cosas que más me gustaron de mi viaje a Zambia es que en la mayor parte de estos alojamientos de lujo no había cobertura.

Yo pensaba que no podía estar completamente desconectada, pero estuve unos días en South y North Luangwa sin cobertura y te prometo que no pasó absolutamente nada. Al contrario, me ayudó a estar más presente, disfrutando de cada etapa del safari y de la piscina y las instalaciones del campamento.

Al principio lo veía como un punto negativo y la verdad es que ahora me parece algo positivísimo (aunque también hay opciones con WiFi si prefieres no estar desconectada).

En cualquier caso, te he traído unos cuántos consejos para que disfrutes de un safari en Zambia como yo lo hice y, con suerte, se convierta en uno de tus viajes favoritos.

Lleva prismáticos y un teleobjetivo

Mono en las Cataratas Victoria

Lo primero que tengo que recomendarte es que no te olvides de los prismáticos y, si llevas cámara réflex, de un buen teleobjetivo. Muchas veces hay escenas interesantísimas a las que no te puedes acercar demasiado por seguridad y así no te perderás ni un momento.

Especialmente importante es para momentos de caza o cuando varios depredadores se pelean por una pieza. Yo pude ver incluso a una manada de leonas enfrentándose a un cocodrilo por un pequeño antílope que había cazado el cocodrilo, junto al río Zambeze.

Este tipo de escenas, para que se desarrollen de forma natural, no las podemos ver pegados, porque los animales se asustarían o dejarían de actuar según su instinto. Sin embargo, con nuestros prismáticos lo veremos como si estuviéramos delante.

Y con un buen teleobjetivo vas a poder inmortalizarlo para siempre.

Ahora en la época de los smartphones es verdad que mucha gente decide irse de viaje solo con un iphone. Y no te voy a negar que hacen fotos estupendas, pero de momento no pueden competir en mitad de la sabana con tener un buen teleobjetivo si queremos inmortalizar en detalle todas esas escenas increíbles de vida salvaje que nos vamos a encontrar.

Báñate en la piscina del diablo

Piscina del Diablo

Si tienes flexibilidad en tus fechas, yo te recomiendo hacer el viaje a Zambia en los meses de septiembre y octubre. La razón es que, aunque la mejor época para viajar a Zambia va de abril a octubre, solo al final de la temporada seca es posible el baño en la famosa piscina del diablo.

Estoy hablando de una piscina natural junto a las Cataratas Victoria, donde solo se permite el baño en estas fechas, cuando el caudal de las cataratas es más bajo y no hay peligro.

Es verdad que no es tan impresionante como ir en mayo, cuando tienen el mayor caudal, pero a mí la posibilidad de bañarme en plenas Cataratas Victoria me mereció muchísimo la pena. La sensación es increíble. El baño en esta zona fue, además, lo que hizo que me decidiera por Zambia en vez de por Zimbabue (aunque parecidas y fácilmente combinables, la orilla de Zimbabue de las cataratas es un poquitín más espectacular, pero claro no te puedes bañar).

Para mí ese baño con vistas fue algo que no voy a olvidar de mi viaje a Zambia. Si lo haces, ya te adelanto que no te vas a arrepentir. Eso sí, mejor a primera o última hora, porque en las horas centrales del día puede haber bastantes visitantes.

O, al menos, bastantes visitantes para Zambia, que al final es un país que no tiene grandes aglomeraciones.

Pesca el pez tigre en Lower Zambeze

Elefante en Lower Zambeze

El Parque Nacional Lower Zambeze es conocido mundialmente por la pesca del pez tigre. Se trata de un pez grandísimo para ser de río, su nombre científico es Hydrocynus vitatus y vive en las aguas de los ríos Zambeze, entre Zambia y Zimbabue, y Okavango, en Botswana.

Estamos ante un parque nacional en el que se hacen safaris tradicionales y safaris en barca, pudiendo ver muchísimas aves, cocodrilos e hipopótamos, entre otros animales.

Pero la experiencia en Zambia que quiero recomendarte es la pesca. Normalmente, todos los lodges de la zona la ofertan. Vas hasta el río con un guía local y pescas siguiendo sus instrucciones.

Es verdad que al ser un pez muy grande, no es especialmente sencillo. Te confesaré de hecho que no fui capaz de pescar ninguno, ¡se me escapaban! Pero si vi como otros lo conseguían.

La verdad que lo que más me gustó fue el ambiente. Había muchísima gente de muchos países del mundo, amantes de la pesca, que llevaban años soñando con venir a este lugar. Eso les hacía ser muy amables y brillaba cierta sensación de hermandad, que me resultó muy agradable.

Además, la parte natural del parque es fantástica. Hay muchísimos animales, aunque también te recomiendan tener mucho cuidado con los hipopótamos. Alguna vez han tratado de atacar algún barco, por lo que si aparece un hipópotamo en dirección al barco hay que alejarse lo más rápido posible (y nunca bajar del mismo porque sería peligroso).

Haz un safari a pie en North Luangwa

Leopardo en Zambia

El Parque Nacional North Luangwa me encanta. De todos los lugares que te voy a recomendar en mis consejos, es el menos visitado y eso es parte de su encanto. Aquí, además, es súper complicado encontrar algún alojamiento que tenga WiFi, prácticamente todos, aunque son lujosos, te ofrecen la experiencia de desconexión de la que te hablé al principio.

Dentro de los distintos safaris que se pueden hacer en este parque nacional enorme, tengo que destacarte el safari a pie. En primer lugar, tengo que decir que es una experiencia totalmente segura.

Aunque vas a pie, vas acompañado de un ranger armado, que puede asustar a los animales para que se alejen en caso de que se acerquen demasiado. Además, se trata de una experiencia inmersiva real.

Yo antes ya había hecho un safari a pie en Crescent Island, en el Lago Nayvasha keniano, pero es un lugar donde solo hay herbívoros. Aquí, por el contrario, hay animales de todo tipo, realmente sí que estás dentro del safari, pero fuera del 4×4, disfrutando del paisaje y los animales.

No sé, para mí fue algo realmente mágico, que ni siquiera sabía que estaba permitido, por lo que fue una sorpresa.

Disfruta de todos los animales

Cebras en Zambia

Un día un guía me dijo algo que me cambió la forma de enfrentar a los safaris. Hasta ahora siempre priorizaba ver los Cinco Grandes (leones, elefantes, búfalos africanos, leopardos y rinocerontes). Hasta que no los veía todos, no sentía que mi viaje había tenía sentido.

Sin embargo, en uno de estos safaris, el guía me preguntó: ¿por qué? ¿Por qué te interesa más ver un búfalo que un ñu, un leopardo que un guepardo o un elefante que una jirafa? ¿Qué tiene estos animales que hacen que no prestes atención a la manada de jirafas que tienes delante esperando tachar otro animal de una lista?

Y lo reflexioné y me di cuenta que nada. Que al final los Cinco Grandes se llamaban así por los safaris de caza, de los que estoy totalmente en contra, ya que eran los animales más difíciles de cazar. Pero, en un safari fotográfico, todos los animales pueden darnos una instantánea inolvidable.

Nunca sabes qué animales vas a poder ver cuando comienzas un safari y qué van a hacer. Así que disfruta el momento. No te digo que renuncies a ver leones, pero si estás viendo a unas cebras cuidar de su cría, no dejes de disfrutarlo por estar pensando en el león que verás después.

Así es como realmente se disfruta de un safari. Y si, por ejemplo, estás haciendo una luna de miel en Zambia, no lo apliques solo al safari, sino también a cada momento allí. Vive el momento y disfruta la compañía.

Disfruta del safari nocturno en South Luangwa

León en South Luangwa

Tanto en North Luangwa como en South Luangwa se pueden hacer tanto safaris nocturnos como safaris a pie. Como del safari a pie ya te ha hablado, también tengo que recomendarte el safari nocturno.

De nuevo es un tipo de safari que solo se puede hacer en un viaje a Zambia y que realmente merece mucho la pena. Al final los animales que se ven, los ruidos, incluso los olores, todo es muy diferente por la noche.

Te parecerá que estás en un lugar diferente, aunque hayas recorrido los mismos caminos durante el día. A mí me parece que es otro de los motivos que justifican hacer el viaje a Zambia en vez de a otro destino de safaris en África.

Cruza a Zimbabue en las Cataratas Victoria

Cataratas Victoria en Zambia

No puedo acabar sin el lugar más famoso de los que ver en Zambia, las Cataratas Victoria. Más allá de mi consejo de la piscina del Diablo, vayas en la época que vayas tienes que cruzar a Zimbabue.

Hay un visado especial que te permite cruzar entre los dos países y así tener una visión más amplia de lo que son las Cataratas. Además de más actividades que se pueden hacer también en la otra parte.

A mí me parece un lugar espectacular, por lo que recomiendo exprimirlo al máximo, yendo a ambas orillas y disfrutando cada rincón del parque nacional.

Espero que estos consejos te ayuden a disfrutar de un safari inolvidable en tu próximo viaje a Zambia.

Besos,

Sofía

reservas@losviajesdesofia.com

    Vive la experiencia de un safari en África

    De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por LOS VIAJES DE SOFIA SL, con la finalidad de usarlos para que pueda descargar el programa del destino elegido. Para más información consultar la política de privacidad.
    He leído y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD de LOS VIAJES DE SOFIA SL.

    Dejar un respuesta

    ×